Slideshow Image Slideshow Image Slideshow Image

Navarredonda

ManchaIberica

 
  Fecha: 17-11-2018
  Finca: NAVARREDONDA
  Puestos:
  Provincia: TO
  Organización:   Mancha Iberica
  Nivel:
  Calidad: - (medallas)
 
   
  38 36 7 0  
 
 

Navarredonda

Navarredonda201802Navarredonda201801

Navarredonda

El 17 de noviembre nos desplazamos hasta la localidad manchega de Los Yébenes (Toledo). Un paraíso para cualquier amante de la caza, dado que, además de poder disfrutar de los increíbles parajes naturales que se encuentran en los Montes de Toledo, en dicha localidad también puedes disfrutar desde la visita a museos destinados únicamente al mundo cinegético, como de una increíble gastronomía de típicos platos manchegos y platos exclusivamente de carne de caza.

Nos disponíamos a cazar la finca de “Navarredonda”. Finca conocida por muchos de los habituales cazadores de nuestra organización, dado que ya la habíamos monteado en temporadas anteriores.

Citamos a los monteros a las 8:30 horas de la mañana, un poco más temprano de lo habitual, pero los días en esta época del año son más cortos y debemos de aprovecharlos. 

Conforme los monteros iban llegando a la citada finca, se iban dirigiendo al salón, para poder disfrutar de un buen desayuno y coger fuerzas para el día que nos esperaba. 

Cuando los monteros terminaron de desayunar, la organización se dispuso a dar la bienvenida a todos y, recordar las normas y la seguridad a tener en cuenta en el desarrollo de la montería. Acto seguido se procedió al habitual rezo y posteriormente al sorteo de los puestos que iban a ocupar la mancha a cazar. Una vez sorteados todos los puestos, se organizó la salida de las armadas.

Colocados ya todos los monteros en sus puestos, se empezaron a escuchar las primeras detonaciones de los rifles de los monteros, pudiéndose escuchar bastantes tiros antes de que entraran en acción las rehalas en la mancha. Cuando solamente habían transcurrido 25 minutos desde que los monteros se habían terminado de colocar en sus correspondientes puestos, algunos de ellos ya habían hecho el cupo de reses machos.

Una vez soltadas las rehalas, el sonido de los disparos fue incesante durante toda la mañana, hasta que se dio por finalizada la montería con el sonido de las caracolas. 

Después de marcar los animales abatidos, los monteros se dirigieron hasta la casa de la finca para disfrutar de un buen cóctel de bienvenida y una estupenda comida, mientras los animales iban llegando a la junta.

Los animales abatidos fueron llegando a la junta hasta bien entrada la tarde, pudiéndose hacer un plantel de 38 venados (algunos de ellos muy bonitos), 7 gamos, 36 jabalíes (destacando una fila de buenos navajeros) y hembras.

Fuente: Mancha Ibérica