Picoroto

Encicaza

 
  Fecha: 04-11-2018
  Finca: PICOROTO
  Puestos:
  Provincia: H
  Organización:   Monteros de Encinasola
  Nivel:
  Calidad: - (medallas)
 
   
  21 28 0 0  
 
 

Picoroto

Picoroto012018001Picoroto012018002Picoroto012018003Picoroto012018004

Picoroto

Con una niebla espesa amanecía Encinasola en la mañana del cuatro de Noviembre, donde Agrocinegética Encicaza había dado cita a sus monteros para cazar la finca cercana a la localidad de Picorotos.

En esta ocasión, Hugo Larubia y Manuel Infante habían tomado la decisión de cazar dos manchas al unísono, la de Los Limones y la del Capitán, las cuales cogen dos una extensión superficial que ronda las mil trescientas hectáreas, suprimiendo estirando las armadas al máximo y suprimiendo algunos puestos de las traviesas, para comodidad de los monteros.

El buen ambiente reinante hacía que la mayoría de los asistentes fueran acompañados, por lo que a la hora de dar las últimas indicaciones Hugo Larubia pedía silencio a los asistentes para que se empapasen de todo lo que el día acontecía.

El sorteo comenzó tras el rezo de Don Manuel Mendizabal, que pedía por todos los asisntentes y por los monteros ya fallecidos.

Así, el sorteo comenzaba por armadas que fueron abandonando el salón del Hotel conforme se fueron completando, para garantizar así el correcto cierre de esta gran extensión de terreno a cazar.

Los Cierres de las Ciervas, de la Ribera y La Baltasala fueron los primeros en partir, pero fue el Cierre del Pilar el primero en tener lances antes de soltar, y no precisamente con las reses, sino con una piara de jabalíes que se habían desencamado por el trasiego de vehículos. 

Un viento frío molestaba a los cazadores en sus puestos, que veían como la niebla levantaba por intervalos. Con este panorama, la organización esperaba para dar la orden de que soltaran las rehalas, y casi al unísono sobre las una y cuarto del medio día comenzaba la montería a palpitar.

La parte del capitán estuvo más floja de caza, estando esta refugiada del viento en las quebradas de Los Limones, y por lo tanto el tiroteo se formó desde primera hora justo por aquella zona.

En suertes me había tocado el número siete del Cierre de la Hoya Caro, aunque me montó “Titi” que ponía el Cierre de La Baltasala, para evitarme toda una caminata, y allí, con mano diestra y tras una emocionante ladra conseguí abatir un navajero, jugando lance además con tres zorros de los que únicamente pude quedarme con uno.

Los disparos iban sonando alternos en el tiempo, y la gran distancia a cazar, sumada a la niebla o el viento impedía escuchar la mayoría de las detonaciones, por lo que no tenía buenos augurios sobre el transcurso de la jornada.

Pasadas las cuatro y media nos retiraba el postor y poníamos rumbo al cortijo del Capitán, donde nos esperaba Mario y su catering y fue allí, donde comprobé que la montería había resultado satisfactoria. El amigo Fernando Montero estaba que no cabía de gozo, con tres lances a jabalí, de los cuales se quedó con dos jabalinas. Juan Carlos Guillén cobraba uno de los dos jabalíes que cumplían en su postura, quedando herido el otro. Michel Coya abatía una jabalina en la misma armada, Alberto Gutierrez otra cochina, el amigo Manuel Herrera de Mayorca abatía un curioso venado con un asta con siete puntas y la otra defectuosa, etc. Un monton de cazadores habían jugado lances con jabalíes y venados, Paco Saavedra no tuvo su día, errando dos lances a jabalí y otro a venado. Algunos con un venado y dos cochinas cobradas, otros que habían fallado todo, lances dispares.

El cochino de la jornada era apresado nada mas soltar por las rehalas de Melgarejo, tras ser errado a gran distancia por el amigo Mayorquin Pepe Lorente, y finalmente abatido en un impresionante agarre que se saldó sorprendentemente sin perros heridos. Todavía anda acordándose del jabalí nuestro amigo. Al igual que todavía se está acordando de su teléfono el amigo Javier Osorio, que en el cierre de la ribera veía como se le salía el mejor y famoso venado de la montería, sin poder jugar lance con el debido a estar “enredando” con el celular. Desde este mismo momento estuvo pendiente a cazar, y para suerte suya consiguió hacerse con uno de los venados más bonitos que se consiguieron cobrar en esta montería.

El amigo Adrián también conseguía hacerse con el segundo mejor cochino, en un buen lance en la armada que montaba Rafita. Curro Alba se quedaba con otro de los mejores jabalíes, habiendo tenido otros dos lances mas a cochino en su postura.

La caza, debido a la gran extensión a cazar, la dificultad de las mulas para sacar las reses de los barrancos y a la hora en la que se terminó, salió al plantel muy tarde, haciendo esperar a los monteros afortunados y al taxidermista demasiado tiempo por su trofeo, y a la empresa de carne que tuvo que comenzar su labor según se fue sacando al lugar, por lo que Encicaza pide encarecidamente disculpas a los afectados.

A la junta de carnes finalmente llegaron un total de 28 jabalíes, destacando cinco buenas bocas y 21 venados de una calidad característica de esta finca de la Sierra de Huelva.

Así, cerraba el fin de semana montero esta organización, con las miras puestas en la preparación de la siguiente jornada.

Fuente: Carlos Casilda