Slideshow Image Slideshow Image

36LasMonteriasInspeccionadas

La última ayer en Puerto Bajo (Jaén)

El Ministerio de Trabajo ha iniciado una campaña de inspecciones a las organizaciones de monterías para regularizar supuestas irregularidades que pudiera haber en el personal contratado para las monterías.

Están inspeccionadas prácticamente todas las organizaciones, grupos de amigos y sociedades que celebran monterías en todo el territorio nacional. De momento han solicitado a todas las organizaciones datos de las monterías de la temporada pasada y de las celebradas en ésta hasta el momento. Y en ellas piden la relación de todo el personal contratado, postores, rehaleros, muleros, ojeadores, catering, veterinario… y también las fechas y situación de las próximas monterías para en algunos casos llevar a cabo próximas inspecciones “in situ”.

Las reacciones están siendo de lo más diversas. Algunos sectores han puesto el grito en el cielo argumentando que va a ser contraproducente y muchas personas no van a querer darse de alta para trabajar un solo día. Otras en cambio, con mucho más sentido común, ven la situación con mejores ojos. Son muchos los organizadores partidarios de contratar a todo el personal que no esté ya contratado por la propiedad o por otras empresas subcontratadas o sean autónomos y vayan a intervenir en la calidad que sea.

A día de hoy, parece que la inspección pretende exclusivamente regularizar un sector poco regularizado en este sentido. La sensación de la mayoría de los organizadores es que no tiene carácter sancionador sobre cómo se hayan hecho las cosas hasta el momento, pero todos coinciden que lo va a ser a partir de ahora para quién no cumpla estrictamente con la normativa.

Ya han empezado las inspecciones en algunas monterías. El procedimiento es el mismo que el de cualquier otro sector como el hostelero o de la construcción. Sin previo aviso se presenta el inspector que corresponda a levantar acta del personal que hay desempeñando cualquier trabajo remunerado a cualquier hora de la montería, y a partir de ahí, “toca” justificar que todo el mundo está completamente legalizado.

Ayer en Puerto Bajo se presentó el Seprona acompañando a los inspectores en una de las sueltas. La situación fue delicada por cuanto estaban soltando y empezando a cazar y hubo un conato de "persecución" con la montería empezada pudiendo resultar hasta peligroso.

La situación es delicada, porque si el sector ya está tambaleándose por la falta de alegría a la hora de completarse los puestos, cualquier noticia por insignificante que sea, repercute negativamente en un panorama tan vulnerable como el que atraviesan las monterías comerciales.

Si efectivamente el carácter de la inspección es como parece, realmente la medida va a ser positiva. No es de recibo que siendo un trámite tan fácil dar de alta un día y volver a dar de baja al día siguiente haya personas, en caso que las haya, que no quieran tomarse esa mínima molestia de gestión y prefieran no trabajar si la función que va a hacer en la montería está remunerada.  Tampoco sería justificable si efectivamente hubiera alguna organización que contratara personal  abonándoles un jornal, y no estuvieran legalmente contratados. Y no sólo a efectos de Trabajo como es el caso, sino también a efectos de posibles accidentes y responsabilidades.

37PortadaFaceLasMonteriasInspeccionadas